profesor-jirafales

¿Fracaso del alumno o del sistema?

colegio-retro

Si eres como yo que estudiaba el día anterior a un examen a las ocho de la tarde con la intención de acostarte a las tres de la madrugada…pero a las once decidías poner el despertador a las cinco de la mañana y finalmente te levantabas a las siete y media con media hora para ducharte, desayunar, hacer la mochila y coger la scooter para ir al instituto, te aconsejo este enlace que he encontrado , se trata de 6 páginas donde tienes una cronología básica de la historia de España.

dormir-despertador

Y es que no queda otra que ponerse las pilas para que nuestros hijos no nos dejen en evidencia llegado el momento. Por suerte o por desgracia pude cursar tanto BUP como Bachillerato LOGSE, mas que por mero testeo científico fue por mal estudiante, pero me dio tiempo a entender varios principios básicos del aprendizaje; uno de ellos es que si el profesor es malo ya puedes estudiar y sacar un 10 con buena letra, que al día siguiente habrás olvidado todo, otro principio es que la historia no se estudia sino que se asimila y comprende, recuerdo un examen de historia en el cual la profesora me puso un 4’9, era de estas profesoras que daban el examen uno a uno, llamándote a su mesa y explicándote el porqué de la nota, pues bien, me dijo textualmente.: “Sé que eres el que mejor te sabes el temario pero no te ha dado la gana de estudiar”, ¡he aquí el fracaso de la enseñanza en España!, no solo no se aprueba al que mejor entiende la materia sino que se le da en toda la cara, acepto que no me sabia las fechas al dedillo, puede que no supiese todos los nombres a la perfección, pero sabía en que había consistido la “Desamortización Española” sin parecer un robot, ni una fotocopiadora humana. La mala suerte siempre me persiguió en este sentido y es que en primero de carrera de “Dirección de Empresas y Actividades Turísticas” no se me ocurrió mayor locura (nótese la ironía) que ir en verano a trabajar a Inglaterra para aprender inglés y a mi vuelta en Septiembre suspendí el examen de inglés con un 4’5 por errores gramaticales como “wich” en vez de “which” o no saber rellenar el hueco con el tiempo verbal; por contra ya hablaba y entendía inglés mejor que la mayoría de mi promocion , podía hacer la compra, comprar un billete de autobus o pedir una pinta en plena “Happy hour”. Siguiendo con las incongruencias de la educación española en segundo de carrera cometí otra locura (nótese de nuevo la ironía) y fue el de realizar  prácticas en un hotel con la “mala suerte” de acabar contratado, al cabo del año, decidí rescindir mi contrato para poder finalizar mis estudios, al menos ahora podía decir que tenía título pese a la dificultad de encontrar trabajo nuevamente.

 El método consiste en regular la balanza entre calificación académica y experiencia.

Las empresas por norma general buscan otras habilidades que no obligatoriamente van ligadas a la calificación academica dando prioridad otras como dotes comerciales, polivalencia, analítica o trabajo en equipo.

 

¿Nos haces un favor? Si te ha gustado compártelo en las redes.
Publicado en Opinión.

Zurdo ngombe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *