0 en contenido

Cero en contenido

¿Lo habéis notado? ¿Tenéis esa sensación?

Hoy en día vale mas el “postureo” que el contenido, estamos en la época de los Recursos Humanos 3.0. Leo los mensajes de los community managers de varias empresas, y sinceramente, no sé para que valen los sindicatos, si según los mensajes que lanzan (nótese la ironía), la conciliación familiar no es un problema, tienen los mejores lideres en sus equipos y un programa de ascenso asegurado para sus empleados. Nada mas lejos de la realidad, cuando entras en estas empresas encuentras amigos y familiares en puestos de dirección, existen medidas de conciliación con riesgo de despido si te acoges a ellas y mejor será que negocies bien el sueldo al entrar ya que ni siquiera el IPC se te actualizará, pero ahí están las actualizaciones de linkedin, que mas bien parecen diapositivas de un coach personal que pura promoción de una empresa. Es la lucha constante entre expectativa y realidad.

5 claves para encontrar la felicidad en tu trabajo

Los Masters y Postgrados como ya mencionaba en un articulo donde recomendaba no cursarlos, suponen una de las mayores estafas de la sociedad que nos ha tocado vivir. Te prometen una formación basada en resolución de problemas reales, unas prácticas en las mejores empresas del país y un reconocimiento sin competencia al terminar, pero todos sabemos como suelen terminar estas historias. Que el método no iba a estar basado en resolución de problemas reales lo podíamos intuir después de haber pasado por instituto y universidad, pero que ni siquiera tengan convenio de colaboración para realizar prácticas (no remuneradas) con empresas punteras era ser demasiado pesimista, no obstante ahí están los carteles con chic@s vestidos de ejecutivos con sonrisa profident, una buena carpeta de cuero en la mano, mirando al horizonte, sin limites, sin nadie que le tosa y seguros de si mismos.

Todas estas técnicas de marketing falso lo hemos llevado a nuestro perfil personal haciendo de nuestras vidas una continua búsqueda de hacernos notar, pero no de cualquier manera, hemos de llamar la atención del receptor creando expectativas.

Instagram sería el máximo exponente de esta corriente.:

PASO 1.: SONRÍE

PASO 2.: HAZ LA FOTO

PASO 3.: ¿HA SALIDO LO SUFICIENTEMENTE FALS@ COMO PARA DAR ENVIDIA?

PASO 4.: RESPUESTA SI.: VUELVE A TU MÍSERA VIDA DE NUEVO | RESPUESTA NO.: VUELVE AL PASO 1.

torre de pisa

Todo esto me suena a obsolescencia programada elevada al extremo y llevada al terreno de la neuro-ciencia, continuamente tienes que estar actualizandote para no quedar inerte y moribundo, tienes que hacerte notar aunque todo sea irreal. Hemos relegado a un segundo plano el termino “publicidad engañosa” para llevarlo por bandera y como forma de vida.

¿Tenéis algún amigo que se dediqué a hacerle “power points” y recados a su jefe y se hace llamar “Assistant Chief Executive”? A eso me refiero.

¿Os acordáis cuando teníais que esperar a llegar de vacaciones para revelar las fotos y contar las batallitas del verano a vuestros amigos? Pues ahora todas esas sensaciones ya han caducado antes de llegar a casa.

A veces pienso que el uso de la redes sociales deberían estar reguladas por ley y no debería ser legal su uso hasta los 18 años de edad, así podremos sentir pena de nosotros mismos al recordar como disfrutábamos de las experiencias. No podemos hacer caducar nuestras sensaciones y vivencias al darle al click de enviar foto, necesitamos madurarlas y hacerlas perdurar. El consumismo ha llegado a las sensaciones y si no hacemos nada por evitarlo la sociedad como la conocíamos hasta ahora desaparecerá, estarán vacías de contenido.

 

 

¿Nos haces un favor? Si te ha gustado compártelo en las redes.
Publicado en Opinión.

Zurdo ngombe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *