punk

Adolescencia Pseudopunk 90s #Microhistoria

Para aquellos que observan que los tiempos están cambiando, que las calles son peligrosas e inseguras y que estamos rodeados de malechores me gustaría hacerles retroceder en el tiempo, seguramente esto que os voy a contar lo hayáis vivido en mayor  o menor media.

Tienes 16 años, son las 22:00 horas, sales de casa después de haberte mirado en el espejo varias veces poniendo cara de malote y haciendo gestos, moviéndote el flequillo de derecha a izquierda y quitándote alguna espinilla después de valorar durante horas si era mejor explotarla o dejarla estar pese a las miradas que recibirás durante toda la noche. Pides la paga de la semana a tu padre que esta viendo “Bailando con Lobos”, son 1500 pesetas, prefieres dejar 500 pesetas en el cajón de tu cuarto, el fin de semana es largo, el resto lo divides entre el calcetín izquierdo y la cartera. Sales a la calle, te pones el pendiente, y vas en dirección al Parque pero antes pasas por “Espartero” a comprar 4 cigarros sueltos, el mismo lugar donde comprarás un bocadillo de chorizo el Lunes antes de ir al instituto si la economía te lo permite sino te lo harás en casa que no pasa nada, 100 pesetas menos en la cartera. Sigues tu camino y te encuentras una obra, esta todo rodeado de obras, buen lugar para coger un palo de hierro.

img_8092-2

Llegas al destino, no están todos pero ya se encuentran en el lugar “El Espátula”, “Toni” y “El Verduras” (Su padre es frutero) compartiendo un pitillo y con varias piedras apiladas a su lado. Desde hace algún tiempo quedamos en este parque lejos de la movida, se han puesto de moda las macropeleas e ir a esos sitios empieza a convertirse en un juego macabro donde compras un boleto al entrar y puede que te toque una paliza. Comienza a llegar el resto, pero lo importante es que llegue “El Pecas” con la moto, una “Yamaha Jog” amarilla con un lateral rojo que a saber de donde lo ha sacado ya que el otro día el de fábrica lo tenía rallado después de una caída. Como siempre le toca ir a por el “botellón” al “Pecas” por tener moto y al “Espátula” que aparenta mas edad. Se van con el bolsillo lleno de calderilla y tienen que volver con 2 lotes, uno de “Cacique” y otro de “Ballantines”, no es que a alguno le fascine esa marca de Whisky pero esta de moda la canción de “Los Viladores del Verso” y parece que sabe diferente. Durante su ausencia el resto esperamos pero algo perturba nuestra tranquilidad, vemos llegar una “Vespino” a lo lejos con dos desconocidos y malas pintas, nos miramos, entre asustados y envalentonados pero “Toni” se levanta, coge tres piedras que habían amontonado previamente, sale gritando en dirección a la moto y tira la primera piedra, a roto el hielo, el resto nos levantamos y salimos corriendo hacia la “Vespino” gritando y tirando palos y piedras, los de la “Vespino” no se lo esperaban y se dan la vuelta, no da la sensación de que se vayan asustados pero puestos a robarnos a nosotros se van a por otro rebaño de adolescentes de los cientos que han salido esta noche en la ciudad.

botelllon

Por fin llegan “El Pecas” y “El Espátula” con los lotes y tras contarle la batallita empieza el descontrol, como siempre llega “Carlitros” tarde y alguno de los lotes de tres integrantes cada uno tiene que acoger a un cuarto, lo apañamos llegando al acuerdo de que su paquete de “Fortuna” será para compartir entre todos. Pasa media hora y ya empieza el descontrol, “Toni” ya está inventando y quiere que hagamos una lucha de naranjas de las que han caído de los arboles del parque, cuando menos te lo esperas tienes un naranjazo en la cara y has entrado en el juego, que como siempre acaba con un conato de pelea porque “El Pecas” es un “picao” y se ha ido para zurrarle a “Toni” de verdad.

Acabamos la bebida y hay división de opiniones, o vamos a la discoteca “Melodia” o vamos al Pub “El Balcón”, finalmente y tras observar que el único que ha venido con zapatos es “El Verduras” nos vamos al Pub con la intención de tomarnos un tubo de cerveza, la economía no da para mas, andamos por la avenida y se nos acercan dos yonkis, ahora no hay nada que hacer, no teníamos plan, nos piden 100 pesetas y todos decimos que no pero el yonki no es tonto, sabe que llevamos dinero y nos obliga a sacar la cartera, esta vez no ha salido mal la cosa y de 400 pesetas que tenia en la cartera solo se ha llevado 200 pesetas.

Ya tengo demasiado por hoy y propongo al “Toni” que vive cerca de mi casa que pasemos por el “Kioskito” que hay camino de casa y pillemos un litro para beberlo en algún “parquecito” cerca de casa, se apunta “Carlitros”. Pillamos el litro y lo que iba a ser una parada de 15 minutos se convierte en 2 horas hablando de nuestras penas y glorias, de esta y aquella, y del futuro penoso que nos espera en esta ciudad, todos estamos de acuerdo en que cuando acabemos nuestros estudios saldremos de esta ciudad, empieza a apretar el frió y la humedad y tengo la Palestina mojada del moquillo que me cae, nos despedimos con el habla entrecortada entre el pedo y el congelamiento ,son las 04:00 a.m…

Definitivamente el Lunes no habrá para bocadillo en “Espartero”.

¿Nos haces un favor? Si te ha gustado compártelo en las redes.
Publicado en Furia, Opinión.

Zurdo ngombe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *